Explore No Se, Classic and more!

Explore related topics

Hoy me despierto con el alma hecha pedazos  hoy me despido sin querer decir adiós  vete despacio para no sentir tus pasos  vete en silencio para no escuchar tu voz   no te niego que siento miedo  enfrentarme a la vida sin ti   y ahora que te vas  llévate mi vida entera  no se ni a donde irás  pero entiendo que tendrás que partir  y ahora que te vas  recuerda que el amor espera  y aunque no vuelvas más  prometo no olvidarme de ti  como olvidarme de ti

Hoy me despierto con el alma hecha pedazos hoy me despido sin querer decir adiós vete despacio para no sentir tus pasos vete en silencio para no escuchar tu voz no te niego que siento miedo enfrentarme a la vida sin ti y ahora que te vas llévate mi vida entera no se ni a donde irás pero entiendo que tendrás que partir y ahora que te vas recuerda que el amor espera y aunque no vuelvas más prometo no olvidarme de ti como olvidarme de ti

"Digno eres tú, oh Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder; porque tú has creado todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser y fueron creadas." Apocalipsis:4:11

"Digno eres tú, oh Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder; porque tú has creado todas las cosas, y por tu voluntad tienen ser y fueron creadas." Apocalipsis:4:11

Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero, y su novia se ha preparado. Apocalipsis:19:7

Gocémonos, alegrémonos y démosle gloria, porque han llegado las bodas del Cordero, y su novia se ha preparado. Apocalipsis:19:7

Lo aceptarias?

Lo aceptarias?

“Por Jesucristo estoy dispuesto a sufrir lo que sea. La Inmaculada está conmigo y Ella me ayuda”, solía decir San Maximiliano Kolbe, sacerdote y miembro de la orden de los frailes menores conventuales, que murió mártir en los campos de concentración nazis al ofrecer su vida a cambio de la de un padre de familia condenado a muerte.

“Por Jesucristo estoy dispuesto a sufrir lo que sea. La Inmaculada está conmigo y Ella me ayuda”, solía decir San Maximiliano Kolbe, sacerdote y miembro de la orden de los frailes menores conventuales, que murió mártir en los campos de concentración nazis al ofrecer su vida a cambio de la de un padre de familia condenado a muerte.

Pinterest
Search