Explore Lengua Sino, Pida and more!

Puede que ahora no se nos pida que entreguemos el alma a favor de ellos, pero a veces tenemos oportunidades de expresar amor por ellos de otras maneras, no solo de palabra ni con la lengua, sino también con hechos. No hay nada incorrecto en expresar con palabras el amor que sentimos por nuestros hermanos, pero no queremos limitar nuestro amor a esto cuando ellos necesiten cosas materiales.

Puede que ahora no se nos pida que entreguemos el alma a favor de ellos, pero a veces tenemos oportunidades de expresar amor por ellos de otras maneras, no solo de palabra ni con la lengua, sino también con hechos. No hay nada incorrecto en expresar con palabras el amor que sentimos por nuestros hermanos, pero no queremos limitar nuestro amor a esto cuando ellos necesiten cosas materiales.

Jehová Dios puede proteger a su pueblo. De eso no hay duda, en vista de las muchas veces que lo ha hecho en el pasado. En ninguna ocasión se ha permitido que el adversario (Satanás) acabe con todo el pueblo de Dios. Los esfuerzos por aniquilar al pueblo antiguo de Jehová, Israel, fueron frustrados. Cuando Faraón de Egipto trató de destruir a los israelitas como nación haciendo que todos los pequeñuelos varoncitos fueran muertos, fracasó. (Éxodo1:15-21)

Jehová Dios puede proteger a su pueblo. De eso no hay duda, en vista de las muchas veces que lo ha hecho en el pasado. En ninguna ocasión se ha permitido que el adversario (Satanás) acabe con todo el pueblo de Dios. Los esfuerzos por aniquilar al pueblo antiguo de Jehová, Israel, fueron frustrados. Cuando Faraón de Egipto trató de destruir a los israelitas como nación haciendo que todos los pequeñuelos varoncitos fueran muertos, fracasó. (Éxodo1:15-21)

Por consiguiente, si deseamos la bendición y la aprobación de Jehová, tenemos que seguir el consejo de Romanos 12:2. El que el cristiano presente su cuerpo como “sacrificio vivo, santo” significa que el cristiano lleve una vida abnegada a favor del servicio de Dios, no que deliberadamente se haga un mártir con el propósito de ostentarse.

Por consiguiente, si deseamos la bendición y la aprobación de Jehová, tenemos que seguir el consejo de Romanos 12:2. El que el cristiano presente su cuerpo como “sacrificio vivo, santo” significa que el cristiano lleve una vida abnegada a favor del servicio de Dios, no que deliberadamente se haga un mártir con el propósito de ostentarse.

Por “carne” Pablo alude a nuestra condición caída de humanos imperfectos, con tendencias pecaminosas heredadas. El ceder a las inclinaciones de la carne caída destruye nuestra paz. Si el cristiano comete inmoralidad, miente, hurta, usa drogas o viola la ley divina de otro modo y no se arrepiente, perturba la paz de que disfrutaba con Jehová. (Proverbios 15:8, 29; 1 Corintios 6:9, 10; Apocalipsis 21:8.)

Por “carne” Pablo alude a nuestra condición caída de humanos imperfectos, con tendencias pecaminosas heredadas. El ceder a las inclinaciones de la carne caída destruye nuestra paz. Si el cristiano comete inmoralidad, miente, hurta, usa drogas o viola la ley divina de otro modo y no se arrepiente, perturba la paz de que disfrutaba con Jehová. (Proverbios 15:8, 29; 1 Corintios 6:9, 10; Apocalipsis 21:8.)

Cuánto fortalece saber que existe un Dios tan grande, y que Él se interesa por nosotros (1 Pedro 5:7) Esto nos ayudará a no estar demasiado preocupados por los temores, dudas e inseguridad del mundo de hoy día. Nos protegerá de preocupaciones mentales o emocionales, y nos dará un sentido de seguridad y confianza. Así no reaccionamos con violencia y odio, sino que trataremos a todos con amor divino.—Salmos 23:1-6; 55:22; Isaías 41:10.

Cuánto fortalece saber que existe un Dios tan grande, y que Él se interesa por nosotros (1 Pedro 5:7) Esto nos ayudará a no estar demasiado preocupados por los temores, dudas e inseguridad del mundo de hoy día. Nos protegerá de preocupaciones mentales o emocionales, y nos dará un sentido de seguridad y confianza. Así no reaccionamos con violencia y odio, sino que trataremos a todos con amor divino.—Salmos 23:1-6; 55:22; Isaías 41:10.

Jesús indicó que todas las Escrituras Hebreas, y no solo los Diez Mandamientos, se basaban en el amor. Cristo Jesús mostró que el entero código de la Ley dado a Israel dependía de dos mandatos básicos: Amor a Jehová Dios con todo el corazón, mente, alma y fuerzas de uno y amor al prójimo como a uno mismo. (Mateo 22:36-40)

Jesús indicó que todas las Escrituras Hebreas, y no solo los Diez Mandamientos, se basaban en el amor. Cristo Jesús mostró que el entero código de la Ley dado a Israel dependía de dos mandatos básicos: Amor a Jehová Dios con todo el corazón, mente, alma y fuerzas de uno y amor al prójimo como a uno mismo. (Mateo 22:36-40)

No hay salvación para nadie que no acepte y ponga por obra esta “‘palabra’ de fe”, como Pablo dijo. Debemos conseguir conocimiento exacto de la “‘palabra’ de fe” y seguir alimentándola en nuestro corazón de modo que nos motive a declararla al prójimo.

No hay salvación para nadie que no acepte y ponga por obra esta “‘palabra’ de fe”, como Pablo dijo. Debemos conseguir conocimiento exacto de la “‘palabra’ de fe” y seguir alimentándola en nuestro corazón de modo que nos motive a declararla al prójimo.

Este es un amor guiado o regido por principios. Puede que incluya cariño y afecto, o puede que no, pero es una emoción altruista o un sentimiento hacia hacer el bien a los demás prescindiendo de si lo merecen o no, o de si el dador recibe o no beneficios en cambio. Esta clase de amor hizo que Jehová Dios diera lo que más atesoraba su corazón, su Hijo unigénito, Jesucristo. (Juan 3:16.)

Este es un amor guiado o regido por principios. Puede que incluya cariño y afecto, o puede que no, pero es una emoción altruista o un sentimiento hacia hacer el bien a los demás prescindiendo de si lo merecen o no, o de si el dador recibe o no beneficios en cambio. Esta clase de amor hizo que Jehová Dios diera lo que más atesoraba su corazón, su Hijo unigénito, Jesucristo. (Juan 3:16.)

Pablo no se limitó a decir: “Tenemos que aguantar muchas tribulaciones”. Más bien, dijo: “Tenemos que entrar en el reino de Dios a través de muchas tribulaciones”. Así pues, Pablo fortaleció a los discípulos centrándose en el resultado de su fidelidad. La recompensa que iban a recibir no era una simple ilusión. De hecho, Jesús había declarado: “el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” (Mateo 10:22).

Pablo no se limitó a decir: “Tenemos que aguantar muchas tribulaciones”. Más bien, dijo: “Tenemos que entrar en el reino de Dios a través de muchas tribulaciones”. Así pues, Pablo fortaleció a los discípulos centrándose en el resultado de su fidelidad. La recompensa que iban a recibir no era una simple ilusión. De hecho, Jesús había declarado: “el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” (Mateo 10:22).

Suele decirse que todo hombre tiene su precio. Esta difundida frase destaca que hasta la persona más decente está dispuesta a quebrantar las normas morales por la cantidad de dinero adecuada. Y es que una persona que en circunstancias normales es afable y bondadosa puede transformarse en un ser desagradable y agresivo cuando hay dinero de por medio. Basta con repasar los numerosos delitos motivados por la avaricia: el chantaje, la extorsión, el fraude, el secuestro e incluso el asesinato.

Suele decirse que todo hombre tiene su precio. Esta difundida frase destaca que hasta la persona más decente está dispuesta a quebrantar las normas morales por la cantidad de dinero adecuada. Y es que una persona que en circunstancias normales es afable y bondadosa puede transformarse en un ser desagradable y agresivo cuando hay dinero de por medio. Basta con repasar los numerosos delitos motivados por la avaricia: el chantaje, la extorsión, el fraude, el secuestro e incluso el asesinato.

Pinterest • The world’s catalogue of ideas
Search